espiritu-y-alma

SANTO TOMÁS MORO

Dame, señor, una buena digestión, y naturalmente, dame algo que digerir. Dame la salud del cuerpo y el buen humor necesario para mantenerla. Dame, señor, un alma santa que giarde el recuerdo de todo lo que es bueno, bello y puro, para que, al ver el pecado, no me asuste, sino que encuentre el medio de arreglar las cosas. Dame un alma que no conozca el aburrimiento ni la murmuración, quejas o lamentos, y no sepa gemir ni suspirar, y haz que no me inquiete, ni de importancia a eso tan embarazoso que llamo "Yo" Dame, señor, el sentido del humor, dame la gracia de saber aceptar las bromas para que pueda sacarlr a la vida un poco de alegría y la haga participar también a los demás.