SORPRESAS

El móvil infantil

¿A quién no se le ha despistado un niño alguna vez? ¿O quién no se ha sentido perdido de pequeño en alguna ocasión? A Sten Kirkbak le pasó. Hace un par de años perdió a su hijo de tres. No sabía dónde se había metido y pasó media hora de angustia. Tras la experiencia, decidió que nunca más. De ese susto surgió primero la idea y luego la realidad de FiLIP, un móvil de muñeca totalmente funcional pensado para niños a partir de cuatro años.

 

Como cualquier móvil, permite establecer comunicación en los dos sentidos: el niño puede llamar a sus padres y los padres pueden llamar a su hijo. El manejo es muy sencillo y tiene dos únicos botones, uno de ellos de alarma e identificado con color rojo. Lógicamente, la configuración la establecen los padres que son quienes determinan hasta un máximo de cinco números de teléfono con los que FiLIP puede comunicarse bien por voz (integra micrófono y altavoz) o por mensajes de texto. En el caso de la voz es bidireccional (hay que acercarse el terminal a la oreja para oír), pero sólo puede recibir SMS: no hay teclado ni la pantalla es táctil.