saldelhimalayassite



Portavelas


El regalo que el pitufo ha hecho para su opa (abuelo en aleman) estas navidades: un portavelas con pasta de sal. La sal común está compuesta por iones de sodio con carga positiva e iones de cloro con carga negativa (NaCl), dando sitio a lo que conocemos como cloruro sódico sal común. A mayoría de los yacimientos de sal gema de la tierra se formaron hace más de 250 millones de años. En la era del Pérmico, aun no existían los continentes actuales y las masas más importantes de tierra formaban el enorme continente conjunto llamado Pangea. Los sedimentos de sal fueron incrementando y los cambios geológicos los cubrieron de polvo y tierra.



A sal del Himalaya, una vez extraída a mano de las minas de sal, se comercializa en diferentes formas y presentaciones. En el proceso de extracción, no se emplean explosivos grandes máquinas; así, se sostiene intacta la pureza de la sal. Asimismo hallamos productos cosméticos y también higiene elaborados con sal del Himalaya, para aprovechar las propiedades de exactamente la misma de forma tópica, aportando sus nutrientes a nuestra piel. Odemos hallar dos variedades de sal del Himalaya fina de mesa: sal blanca y sal rosada.



Sobre ella, como decimos, se han escrito buenísimos artículos, como éste , éste y éste El resumen es el siguiente: todo empezó en el momento en que un autodenominado biofísico llamado Peter Ferreira se dedicó a difundir en Alemania las fantásticas virtudes curativas de esta sal proveniente de las altas zonas montañosas del Himalaya” (sic) y no contaminada por el ser humano”, algo, a propósito, que también se comentaba de las bayas de Goji, que tampoco podían ser tocadas por manos humanas”, según se proclamaba a los 4 vientos, excepto (habría que añadir….) por las chinas y chinos que las recogían con manos curtidas y ajadas como consecuencia de inacabables jornadas de trabajo.



Además de esto, debido a la enorme presión de las montañas sobre la sal, esta se ha convertido en una sal de cristal, con una composición orgánica y una biodisponibilidad muy superior a otras sales.



Es interesante constatar que nuestra sangre es idéntica al agua salina del mar primario”, sea, una solución de agua y sal que aun contiene la misma concentración relativa que tenía en la etapa de la evolución, en la cual la vida abandonó el mar.