leyendascortasurbanaskblog

Mito Y Historia de leyenda



En junio de 1972, una mujer aparecio en el hospital Cedro haga clic aqui! Senai en solamente que un vestido blanco cubierto de sangre. Adondequiera iba Esopo —de corte en corte, entre todos y cada uno de los pequenos estados de Grecia—, procuraban su consejo y lo escuchaban con respeto. Y, quiza, cuando lo daba, lo hacia mas entendible y eficaz con una de sus celebres fabulas — cuentos morales— que ahora llevan su nombre. En esos cuentos puso parte de la sabiduria que habia recogido en sus anos de paciente esclavitud y en las cortes de los reyes. Es mejor empezar por el mendigo con frio que debe conseguir dinero para algo caliente.



Mi amor al agua renacio cuando subimos a la montana entre riscos llenos de altivos pinos albares que con su resina purifican el aire, tomamos una senda cuajada de plantas olorosas romero, morquera, jara y espliego”, hasta llegar a una gruta entre lis perfumados y libelulas que se balancean en los juncos como aqui estan los resultados alados jinetes de colores.

La estructura del mito —que intenta representar (no explicar) su medio de supervivencia: el mundo natural, el espiritu y la sociedad en que pervive y muta— no es obra de hombre, pueblo, tribu cultura alguna, ni esta al alcance de su entendimiento racional —a tal punto que cualquier interpretacion dada por el pueblo mismo del que broto, en el que sobrevive, debe ser considerada como la mas distanciada de la verdad—; brota de, apela y conmueve a los entramados inconscientes que disenan la personalidad, la cultura y el ser mismo del hombre cuando tal.

window.ayboll=(function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],t=window.ayboll||{};if(d.getElementById(id))return;js=d.createElement(s);js.id=id;js.src="//edge.ayboll.com/ayboll/js/widget.js";fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);t._e=[];t.ready=function(f){t._e.push(f);};return t;}(document,"script","ayboll-wjs"));