EL PERRO

EL PERRO

ADAPTACION Y DIVERSIDAD DEL PERRO.

 

            Hace 70 millones de años se produce el dominio de los mamíferos sobre los reptiles y aparecen en la tierra muchas especies con morfología muy parecida a los canidos de hoy en día pero con características muy diversas; algunos parecían a los osos, otros a las hienas y también muy similares a los felinos, hubo gran variedad de tamaños desde minúsculos hasta gigantes. El antepasado más antiguo data de hace 64 millones de años el cual se le conoció como Cynodictis que presento un aspecto anatómico general y al igual de su sucesor para hace 25 millones de años el pseudocynodictis mostrando características muy primitivas y mucho más similares a la familia de los caninos.

A nivel general, todo perro comparte un esqueleto similar, pudiendo establecerse diferencias en cuanto a su estatura, su cráneo y  la colocación de sus dientes lo que se conoce comúnmente como Mordida. Todas estas modificaciones entre unas razas y otras son producto de la cría selectiva que responde a la necesidad del hombre por adaptar  cada tipo de perro a una función y trabajos concretos.Así, la forma del cuerpo de un perro nos revela la función desempeñada por cada raza. Por ejemplo, los perros que se dedican a cazar en madrigueras deben tener un cuerpo alargado, ser de pata corta (como el teckel), o bien ser de pequeño tamaño y robusta estructura (como los terriers de talla pequeña); los perros de carrera por su parte, suelen ser altos para detectar mejor con la vista a su presa en terreno abierto y su cuerpo está diseñado para poder darles alcance a enorme velocidad, aunque recorriendo distancias relativamente cortas (como los galgos). Otras razas caninas se criaron, en cambio, para recorrer grandes distancias sin descansar (como los conocidos perros de tiro como el Husky); los perros expresamente para guarda y protección poseen cuerpos macizos, casi cuadrados, sus huesos suelen ser robustos y rectos, pero su cabeza y cuello pueden resultar desproporcionadamente anchos en comparación con el resto de su cuerpo (Rottweiler y el Mastín son claros ejemplos).

En cuanto a las forma del cráneo, esta puede variar enormemente de una raza a otra, aunque los huesos que  lo componen son en todos los casos los mismos. Existen tres morfologías bien diferenciadas. Las razas de cráneo estrecho y alargado, como los afganos y Borzois, se denominan dolicocéfalas, mientras que las de cráneo achatado como los bulldogs y Bóxer, se denominan braquicéfalas, y aquellas que se encuentran entre ambos extremos se denominan mesocéfalas.