El Prurito

El Prurito
Un tema preocupante para el propietario

El prurito o picazón es una sensación desagradable que provoca el deseo de rascarse. Es el síntoma mas común en la dermatología veterinaria y provoca tanta incomodidad en el perro o gato que lo padece como en sus dueños.

Existen muchas enfermedades que provocan picazón y es necesario determinar la causa del problema. Aunque las alergias son causas de picazón en los perros se tiende a generalizar esta idea tratando con antialergicos corticoides a los perros con prurito produciendo simplemente un paliativo pero no la resolución del problema. Los corticoides son efectivos para detener el prurito pero también al ser drogas del tipo hormonal tienen en el organismo innumerables efectos y por lo tanto pueden ser dañinos si son usados en forma indiscriminada.

Cuales son las causas del rascado?

Una de las causas más comunes es la presencia de ectoparásitos como pulgas, piojos y un ácaro pequeño llamado cheyletiella a la que se denomina comúnmente caspa ambulante ya que produce un polvillo blanco sobre el pelo que no es otra cosa que estos pequeños bichitos.

Los ectoparásitos son de fácil control con productos insecticidas de uso veterinario aunque es importante recordar que por ejemplo la pulga no solo se encuentra en el animal sino también en el ambiente por lo que es imprescindible un tratamiento racional combinado del animal y la casa para lograr su erradicación.  Los veterinarios están capacitados para asesorar a los dueños de mascotas sobre la forma correcta de realizar estos tratamientos insecticidas.

Otra ectoparasitosis común sobre todo en el Gran Buenos Aires es la sarna sarcóptica.  Esta enfermedad esta producida por otro ácaro (una arañita microscópica) que cava galerías en la piel del animal donde deposita sus huevos y se reproduce, produciendo una intensa picazón con el agravante de la infección agregada de la piel. Debido a que es una patología altamente contagiosa para otros animales e INCLUSIVE PARA EL HOMBRE todo animal con rascado y lesiones costrosas en codos, orejas, u otras regiones de su cuerpo debe ser llevado a la consulta.

Las enfermedades de tipo alérgico son también causa de prurito. Los perros alérgicos, ya sea a sustancias de contacto, alimentos o alérgenos inhalados manifiestan su enfermedad en la piel. Para hacerlo más gráfico, así como las personas manifiestan su alergia a lo que inhalan en forma de asma o crisis respiratorias, en el perro la manifestación principal es en la piel.

El perro alérgico es aquel que se rasca y frota contra muebles, se lame las manos o patas, tiene los ojos llorosos o enrojecidos y puede presentar otitis también de base alérgica.  Estos animales que denominamos atópicos debido a que se llama atopía a la enfermedad por alérgenos inhalados son de tratamiento difícil, pero no siempre el corticoide es la única solución a su problema.

La paciencia del dueño y su cooperación con el veterinario hacen que la enfermedad se pueda controlar de forma relativamente satisfactoria, con diversos medicamentos sobre la piel y en comprimidos sin que el corticoide sea en todos los casos la única solución posible.

La dermatitis alérgica por pulgas es bastante conocida por los dueños de perros debido a que es una enfermedad muy común. Cuando mencionamos al dueño que su perro sufre esta enfermedad en seguida nos contestan que su animal no tiene pulgas.  Recalcamos que no es necesario que el perro este lleno de pulgas ya que la simple picadura del insecto y la introducción de su saliva genera en el perro una reacción alérgica en toda su piel con prurito y lesiones por rascado sobre todo en el lomo (por delante de su cola), El control es sencillo ya que evitando las pulgas se controla el problema y hay en el mercado actualmente productos muy efectivos para el control de este parásito. Cuando la reacción alérgica ya esta instalada, el perro tiene el lomo pelado, enrojecido o negro en la lesión crónica, o con una infección agregada que produce una secreción similar a la miel y mucho dolor. En esa situación el tratamiento pulguicida debe acompañarse de un tratamiento veterinario con antibióticos y medicamentos que disminuyan el prurito para solucionar el problema y luego evitar que regrese con un correcto combate de la pulga.