Boxer

Boxer

Este magnífico canino se destaca claramente por su marcha altiva, su cuerpo musculoso y atlético y su mirada tosca. Desde la antigüedad fue utilizado como perro de pelea o de defensa contra otros animales.

Sus padres puedan encontrarse probablemente en las figuras del Bulldog británico, que en la actualidad ya no existe, y otros perros alemanes similares a este pero de épocas remotas (alta edad media).

A partir de 1890 arpoximadamente, los alemanes se esforzaron por mejorar la raza, y ya hacia el 1925 el Boxer era utilizado por los germanos como perro policia y de patrullaje.

En la actualidad es común encontrarle en cualquier parte del mundo, ya que es un perro manso, tanto con niños como con adultos, aunque también tiene un carácter dominante. Este perro necesita de constante compañía y mucho ejercicio para crecer bien, tanto física como mentalmente, pues bien criado suele convertirse en un perro alegre, juguetón y, sobretodo, muy fiel.