EL BUFALO

EL BUFALO

Reproduccion de el buffalo (bubalis bubalis)

La pubertad se alcanza con la madurez del hipotálamo que determina el juego hormonal, y ocurre al alcanzar el peso adecuado, más que la edad, que permita desencadenar todas las respuestas endocrinas inherentes a las manifestaciones externas de la pubertad. En la hembra el primer celo puede ocurrir entre 15-18 meses de edad, y la primera concepción puede ocurrir a los 375 kilos de peso corporal, aunque en Egipto, con excelente manejo nutricional, fueron 10.05 meses; la edad a la primera concepción, 16.96 meses; y los pesos respectivos fueron 268.7 y 351 kilos respectivamente; siendo la edad y peso al primer parto 27.34meses y 470.6 kilos, respectivamente. Al reducir la edad y peso de estos parámetros reproductivos, estamos ganando más lactancia y por lo tanto más kilos de carne de becerros, lo cual aumenta la rentabilidad de la empresa. Por lo tanto, debemos tener siempre presente que más que una edad el animal deba tener para pubertad, madurez y fertilidad, debe ser kilos en que se alcanza esas metas, lo cual va a depender de la eficiencia del manejo nutritivo que les demos a las hebras y a los sementales.
En el macho la espermatogénesis comienza hacia los doce meses y la aparición de espermatozoides viables en el eyaculado ocurre a los veinticuatro meses. En los dos sexos, dependen estos parámetros de factores determinantes como la nutrición y clima en su más amplio sentido.

Factores climáticos

Los búfalos de apara se encuentran entre los animales de mayor producción de las zonas tropicales cálidas y húmedas y de las zonas subtropicales. Esta especie, llamada Bubalus bubalis, posee algunas características morfológicas y físicas que facilitan una mayor adaptación a condiciones más variables que el ganado bovino del género Bos. Los pigmentos de melanina de la piel retienen la radiación ultravioleta, tan abundante en los trópicos, protegiendo así al animal de sus efectos perniciosos. Las glándulas sebáceas de la piel del búfalo están más desarrolladas y son más activas que las de los bovinos. Con tales propiedades de adaptación, los búfalos han adquirido características reproductivas y productivas totalmente de acuerdo con el modelo cíclico de clima y vegetación de esas zonas cálidas. Los dos tipos de búfalos (de pantano y de río)