LA GUACHARACA

LA GUACHARACA

Ortalis ruficauda.

Las guacharacas pertenecen a la familia de las Crácidas (Cracidae), aves exclusivas de los trópicos americanos, y pertenecientes a su vez al Orden de los Galliformes, el cual tiene amplia distribución a nivel mundial. Dos especies han sido descritas para Venezuela: la guacharaca del norte o guacharaca llanera (Ortalis ruficauda) y la guacharaca guayanesa (Ortalis motmot). La primera se localiza al norte del río Orinoco, desde los llanos hasta la isla de Margarita, en alturas inferiores a los 1.600 metros sobre el nivel del mar, en áreas cercanas a zonas boscosas (quebradas y linderos del bosque, ya que las guacharacas son las menos selváticas de las Crácidas y no se adentran mucho en él), zonas xerófitas y selvas de galería, mientras que la segunda, un poco más pequeña, vive igualmente en las orillas de las selvas, rastrojos y desmontes, pero al sur del Orinoco.

Asimismo, tienen el tamaño de una gallina doméstica, entre 50 y 60 centímetros, con un peso que oscila entre los 500 y 800 gramos, y se caracterizan por tener una cola alargada y alas robustas y redondeadas para  vuelos cortos a escasa altura (principalmente planeos). El plumaje del cuerpo es de color castaño grisáceo, con gris claro en el abdomen y olivo bronceado sobre el lomo. Parte superior y lados de la cabeza gris con anillo ocular desnudo (sin plumas). Rojo claro en los lados de la garganta. Alas gris parduzco. Plumas de la cola verde olivo bronceado con banda marrón-rojiza en el extremo. Patas grises bien adaptadas para la vida arbórea, pero también para caminar y correr. La especie guayanesa, que como dijimos es un poco más pequeña, se diferencia además por tener la cabeza de color castaño, al igual que sus patas.

Se puede decir, que las guacharacas se alimentan de frutas, semillas, hoja verde como cogollo de planta, flores e insectos que encuentran en el suelo o en los árboles. Presentan un comportamiento gregario, es decir, viven en bandadas o grupos de hasta veinte individuos. Se reproducen entre los meses de abril y julio, y la nidada consta de 2 a 4 huevos. Su canto de la guacharaca, que por simple onomatopeya dio origen a su nombre común en algunos países, es solo uno más de alrededor de una veintena de vocalizaciones distintas que el ave utiliza para alertar, establecer su territorio, llamar a los pichones o comunicarse con el resto del grupo. En efecto, lo que para nosotros viene a ser algo así como guá-chará-ca, en México y Estados Unidos se le describe más bien como cha-chalá-ca y de allí la base de su nombre en inglés: “Rufous-vented Chachalaca” para la guacharaca del norte y “Little Chachalaca” para la guacharaca guayanesa.

Por lo general, emiten su llamado en dúos, de manera repetida, con ligeras variaciones entre el áspero sonido de la primera voz y el emitido inmediatamente después por un segundo ejemplar en un tono más agudo; siendo luego respondidos con el mismo ímpetu por otros machos en la distancia, bien sea desde las ramas medias de los árboles cercanos o sobre los mismos techos de las casas. Se les escucha a primeras horas del día, desde poco antes de salir el sol hasta bien entrada de la mañana, y también al atardecer.

Debido a que, son aves ariscas que tienden a ocultarse en lo tupido de la vegetación, aunque las poblaciones próximas a parques públicos y otros lugares abiertos y frecuentemente concurridos como las áreas recreativas y puestos de vigilancia y control de los Parques Nacionales, suelen acercarse a la gente e incluso comer directamente de la mano o beber del goteo de grifos y bebederos. El aparato digestivo de la guacharaca de Guayana es un aparato digestivo único entre las aves. Los hoacines usan fermentación bacteriana en la parte delantera del estómago para descomponer el material vegetal que consumen, tal como las vacas y otros rumiantes. A causa de esto, este pájaro posee un olor parecido al estiércol, y sólo se le caza como alimento en tiempos de extrema necesidad es una especie muy ruidosa, que tiene una variedad de sonidos de llamada, uno de los cuales se suele describir como similar a los resoplidos de un fumador empedernido