Aventura Extrema

Saltar de un avión a miles de quilómetros de altura es seguramente lo más desquiciado que he hecho en esta vida. Si ni siquiera recuerdas el número de ceros que tienes en tu cuenta corriente puede que los treinta y cinco dólares por saltar en támden desde lo más alto del mundo te sepan a poco tras vivir la experiencia de tu vida saltando desde lo más alto de este planeta. Tan normal como puede ser el ir en picada desde un aeroplano hacia el suelo en caída libre con un instructor de 90 kilos en tu espalda videograbando la experiencia. Los saltadores expertos en tierra se dan cuenta de la situación y corren a percibir a Conrad y su instructor tan pronto ponen los pies sanos y salvos en el área de aterrizaje.

Sin embargo, en los últimos tiempos su comportamiento ha sido correcto sin entregar motivos de que se hable de su pasión por la velocidad, de sus correrías personales que le pusieron en la primera plano de los periódicos de todo el planeta. Ahora, tras la publicación de las fotografías en las que se le ve tirándose en paracaídas, vuelve a dar que charlar, ya que son actividades prohibidas tanto por el régimen interno del club como acostumbran a ser recogidas en los contratos de los jugadores. En el primer mes del año https://www.facebook.com/paracaidismomadrid/posts/483006715201916 pasado fue absuelto de la acusación de haber recurrido a una prostituta menor de edad, Zahia Dehar, delito de lo que se le acusaba por hechos que ocurrieron en 2009. Tú solo tienes que superar tus temores para cruzar el cielo y sentirte pájaro por un rato.

En los restos recuperados de la grabación, se pudo ver como tanto el instructor como el estudiante eran grabados en caída libre, hasta el momento en que tiran del cordón para activar el paracaídas, alejándose de forma rápida de la cámara. Tanto movimiento se debe a que a una parte de los saltos en tándem, en el que saltas amarrado a un monitor experimentado, asimismo hay saltos para experimentados, por lo que es fácil que veamos alguna zapateta aérea, si bien eso sí, desde el suelo. Fui al Skydive Empuriabrava hace unos días para saltar en tandem y la experiencia fue única.





Cuando avanzamos a 190 quilómetros por hora en dirección a la tierra, puede ser fatal si no nos recuperamos a tiempo. Eva Azori García, de treinta y nueve años de edad, murió el domingo en un accidente a lo largo de un salto en Ocaña (Toledo) debido a que el paracaídas principal no llegó a abrirse totalmente al enmarañarse con el paracaídas de emergencia, según ha informado el Centro de Paracaidismo.

El salto se realiza desde cuatro mil metros sobre el suelo, en unos cincuenta segundos se caen 2.500m en libre y después se planea los mil quinientos restantes (unos cinco minutos). De tal importe se puede adelantar la totalidad (es lo que se suele preferir en caso de estimar obsequiarlo) una señal de treinta euros, una vez acordados día y hora, pagando el resto en mano exactamente el mismo día del salto, en metálico y por adelantado al salto. Siempre y en toda circunstancia es recomendable (entonces aconsejamos) saltar a primera hora, y (durante todo el día) cuanto más temprano mejor, puesto que las horas más tempranas son menos susceptible de sufrir tormentas y vientos excesivos.

Después fue cazado por un radar en una carretera madrileña a doscientos dieciseis km/h, que repetía una vez que en 2011 en Ibiza asimismo fuera parada por la policía local por un motivo similar y pagó 250 euros in situ. Dicen que saltar en paracaídas es una explosión de adrenalina, como subir en una montaña rusa multiplicado por cien, un batiburrillo de contradicciones, por el hecho de que da temor y al unísono conmueve, y te tiemblan las piernas pero te engancha, y sientes un vértigo increíble mas cuando llegas al suelo deseas reiterar.