Tipos de ladrillos de construcción

Tipos de ladrillos de construcción

Hoy en día hay diferentes tipos de ladrillos. Desde el ladrillo macizo pasando por el perforado, o el conocido como tejar. Existen diferentes variedades y formas, y estos se fabrican con materiales según unos estándares de calidad.

 

Vamos a describir los diferentes ladrillos de arcilla que puedes comprar para obra nueva y rehabilitación:

 

Ladrillo hueco: contiene una extensión vacía, hueca, que proporciona una especie de cámara de aire. Esto hace que pese mucho menos que los ladrillos macizos y tanto su precio como la forma de manejarlos sea mucho más eficaz. No hay que desplazar maquinaria para mover volúmenes y pilas más o menos grandes. Las características de los ladrillos huecos son que tienen menos peso y pueden ser utilizados para tabicar paredes y suelos. Esto es en lugares donde no se quiere mucho peso y tampoco soportar grandes cargas.

 

Hay ladrillo hueco caravista, triple, doble, simple y de rasilla y también refractario. El hueco posee de una a tres hileras vacías, el de rasilla son más gruesos y el caravista es mucho más bonito. Se utiliza para finalizar las obras y dejarlo al aire libre en donde las personas pueden verlo. El ladrillo refractario es un tipo especial para sitios y construcciones en donde hay un clima extremo o por las condiciones propias de la nave o lugar es necesario alcanzar temperaturas extremas. Son muy funcionales para chimeneas y hornos de temperaturas muy altas.

 

Ladrillo perforado: son identificados porque tienen agujeros. Estos tienen un uso para fachadas de ladrillo.

 

Ladrillo tejar: es la evolución del ladrillo tradicional. Su aspecto es más robusto y similar a los que se hacían a mano. Son gordos y fuertes y tratan de imitar los antiguos. Son usados, al igual que el caravista para dejarlos al alcance de la vista ya que tienen un diseño especial.

 

Ladrillo aplantillado: pensados para crear zonas curvas en donde el resto de materiales son cuadran bien. Tienen un perfil curvo distinto al común.

 

Ladrillo macizo: son los más pesados y los que ofrecen mayor resistencia. Para considerarlos macizos deben tener menos de un 10% de partes huecas. El resto es material compacto.

 

Usos de los ladrillos

Los ladrillos de arcilla y de hormigón tienen la utilidad para fachadas y paredes. Los cerramientos son otro objetivo para los que son utilizados tanto en tabiques como muros y paredes interiores y exteriores. Lo normal es que se anclen mediante mortero, masa que fija unos a otros durante mucho tiempo con gran solidez.