La inseminación artificial

La inseminación artificial

La inseminación artificial puede ser la manera de fecundación asistida más facil y se basa en la inserción a traves de una cánula del esperma (del hombre o de el donador) adentro del útero de la mujer a lo largo de el plazo apropiado anterior a la ovulación.
La inseminación artificial puede ser desarrollada teniendo el semen del esposo (Inseminación Artificial Conyugal o IAC) o teniendo espermatozoides 
procedentes de un donador (Inseminación Artificial de Donante o IAD) en base an el pronóstico de cada pareja. Es un sistema muy fácil y regular entre los establecimientos de Reproducción Asistida que intensifica de forma natural la perspectiva de plena gestación.
¿Cuándo es sugerida?
Se sugiere esta rutina de fecundación asistida con circunstancias de coeficiente masculino tenue, aspecto femenino, o infecundidad de causa desconocida.

Ventajas: ¿qué beneficios procura la inseminación intrauterina?

En el momento que el único trastorno localizado se trata de la propiedad del esperma resulta viable llevar a cabo una inseminación artificial exenta de provocación de la ovulación, exclusivamente junto an una monitorización minuciosa del período espontaneo de la madre al objeto de conocer cuál puede ser el día conveniente para la inseminación. Por otra parte, si lo que fracasan resultan las ovulaciones puede crearse una provocación de la ovulación y a lo largo de el ciclo oportuno sugerir a su cónyuge que ejecute coitos proyectados.
Lo normal puede ser fusionar durante los dos acontecimientos la provocación de la ovulación con la inseminación artificial al objeto de aumentar las probabilidades de estar fecundada.
Bajo esta táctica los frutos deseados bajo esta manera resultan de un veinte % de gestación por periodo dentro del año 2012. Se recomienda ejercer de 4 a 6 jornadas de inseminación, estando la pauta acumulada de gestaciones por pareja del 55 %.
La longevidad de la madre puede ser uno de los aspectos más considerables al momento de diagnosticar las probabilidades de engendramiento a lo largo de una inseminación artificial. Las medias de engendramiento menguan totalmente desde los treinta y 5 años, y resultan constantemente invalidas desde de los cuarenta años.
En la situación de no lograrse el engendramiento en un primer procedimiento de inseminación intrauterina, cuestión que pasa en ocho de cada 10 ocaciones, se sugiere reiterar el proceso incluso un número de 4 jornadas de inseminación artificial, conforme a las peculiaridades clínicas del paciente. Sobre la mencionada directriz se alcanzan un porcentaje acumulado de engendramientos por pareja entorno an un 60 %. Dentro del opuesto 40% de los acontecimientos tras los que la pareja de ningún modo alcanza el engendramiento después de cuatro tentativas sucesivas de inseminación artificial, a pesar de que la directriz médica de probar la inseminación fuera acertada, las probabilidades de gestación en la situación de perseverar con más y más ciclos resultan razonablemente bajas, por consiguiente sería preciso incluir determinado proceso mucho más intrincado.
Solicita entrevista con cualquiera  de nuestros ginecólogos de la Clínica Tambre y te orientamos acerca del sistema más conveniente para ti.