Tips Tablets

Tips Tablets
El campo del comercio virtual parece haber encontrado su primordial gancho para atraer la atención del consumidor en las aplicaciones móviles. Los datos son reveladores.
 
Más de un tercio de los norteamericanos que tienen Móvil descargan alguna aplicación por lo menos una vez al mes.
Más de trescientos aplicaciones han sido desarrolladas entre dos mil siete y 2010.
En ese periodo se han descargado 10.900 millones de aplicaciones.
En Japón, un 47 por ciento de los usuarios accede a Internet a través del móvil por lo menos una vez al mes.

Socialcast publica una infografía en la que se hace eco de todos y cada uno de los detalles de un mercado en constante crecimiento. El costo medio de las aplicaciones de pago para móviles es de 2,43 dólares americanos, al tiempo que el gasto medio efectuado por los usuarios de las plataformas de Apple y Google es de 14 dólares estadounidenses.

Cambios de conducta

Por otra parte, Flurry Analytics apunta que los dispositivos móviles están motivando un cambio desconocido hasta el momento en la conducta de los usuarios. Su desarrollo ha superado ya las cifras de la revolución del ordenador que se produjo en los años 80 y la eclosión de Internet de los 90. Desde dos mil siete se han activado más de quinientos millones de dispositivos, tanto Móviles inteligentes iOS y Android como tabletas, y está previsto que superen los mil millones a finales de año, en términos amontonados. Según IDC, entre 1980 y dos mil se vendieron cerca de ochocientos millones de ordenadores personales, lo que significa que la proliferación de aparatos móviles se produce a un ritmo cuatro veces superior a la de los estáticos.

Merced a la conectividad a banda ancha con la que están pertrechados Smartphones y tabletas los usuarios hallan un veloz acceso al mercado de aplicaciones existente. Hasta el instante, ya se han descargado prácticamente cuarenta millones de apps de la Tienda Apple y del Mercado Android. Desde el pasado verano, ya empezaron a publicarse los primeros estudios que revelan que el tiempo que el usuario invierte en consumir Internet desde un dispositivo móvil es mayor que el empleado en hacerlo desde un PC, y la brecha no hace otra cosa que medrar. Los usuarios de dispositivos móviles consumen más de hora y media diaria en Internet utilizando aplicaciones, mientras el tiempo medio invertido en navegar en las web se ha reducido en un par de minutos en los últimos meses.