Infogen



Esta es la ecografía que se utiliza más habitualmente en las embarazadas, muestra imágenes bidimensionales y pero no movimiento del bebé, sin embargo esta se vuelve un poco turbia cuando el feto hace movimientos. Ahora la foto de la eco 4D de mi beba (de veintinueve semanas de gestación) esta en mi escritorio y todo los días la observo, y no puedo opinar que sea la misma carita que tiene ahora con 2 meses de edad. No me la recomendó, mas yo por mi cuenta la he realizado en la semana 27, fué una experiencia inigualable, es maravilloso ver a tú bebé en vivo, sus movimientos,no se puede pensar.

Ecografía Doppler pulsado: del mismo modo que la precedente también sirve para estudiar vasos sanguíneos y el corazón. Se recoge en forma de gráfica el patrón de flujo, la cantidad de sangre que pasa por unidad temporal, en un vaso sanguíneo determinado en una cavidad cardiaca y se equipara con patrones de normalidad. Pero no podemos aguardar que las gafas tengan un acabado específico cuando salgan de la impresora.

La ecografía 3D es posible gracias al uso de transductores específicos que dejan conseguir más de un plano sin necesidad de desplazar el transductor sobre el paciente. Recomendamos hacerlo entre las 16 y veintidos semanas si se pretende visualizar la figura completa ya entre las veinticuatro y 32 semanas para querer los rasgos faciales más definidos.

Al observar el movimiento del cursor en cualquiera de los planos, el usuario apreciará que el plano ortogonal correspondiente se calcula en tiempo real y se actualiza de manera instantánea. En cualquier punto del volumen, la intersección de planos es siempre ortogonal entre sí , bajo otro enfoque, se ve simultáneamente la misma estructura, en los puntos de cruce de los 3 planos. Uno este chico puede fácilmente moverse mediante los cortes adyacentes del volumen tal y como si pasase las páginas de un libro. La ecografía 3D haga click para información permite ver al bebé de forma tridimensional en pantallas de alta resolución.

Los equipos de alta tecnología que ofrecen un rastreo y atrapa de la imagen de forma rápida, obteniendo más tarde la imagen tridimensional del embrión que queda grabada en el software del equipo informático. Como en el caso de la eco 2D, el médico puede congelar” múltiples imágenes fotogramas del vídeo conseguido en el monitor e imprimirlos a fin de que los padres se lo lleven de recuerdo. Las ecografías en 4 dimensiones son lo último en tecnología y pese a su nombre futurista se trata de un vídeo de la ecografía del embrión dentro del vientre materno. Lo que se denominan ecografías en 4D son el vídeo, la película completa de una ecografía en 3D.



La paciente debe tumbarse boca arriba en la camilla descubriendo la parte inferior del abdomen. Esta técnica mejora el detalle de las imágenes del útero y ovarios, es singularmente útil en el primer trimestre de embarazo. Es una exploración indolora, se puede notar más menos la presión de la sonda en el abdomen lo que puede producir alguna molestia sobre todo si tiene la vejiga llena. En ocasiones el radiólogo debe apretar un tanto más para aproximar la sonda al embrión/feto.

Por su parte, la ecografía 4D permite un completo seguimiento del desarrollo motor del embrión, cuyas alteraciones pueden estar poniendo de manifiesto nosologías a nivel del sistema neurológico. La sonda 3D permite reconstruir en 3 planos el aparato reproductor femenino y estudiar con todo detalle numerosas nosologías tanto uterinas como anexiales de las trompas de Falopio y los ovarios. El examen dura entre treinta y cuarenta minutos y las imágenes se graban en un DVD que ofrecemos en la clínica.

El día de la cita no es preciso acudir con la vejiga llena pero si aconsejamos haber comido tomado algo dulce una hora ya antes (si no lo tiene desaconsejado) y no haberse puesto cremas sobre la tripa en los un par de días precedentes a la exploración. En la mayor parte de las ocasiones, la amniocentesis genética se efectúa para descartar que el embrión esté afecto de síndrome de Down.