Cuentos De Terror Cortos

Este año lo he comenzado con una novela más ligerita tras leer Coaliciones ( reseña ) que, por más que me gustara, es un tocho de seiscientos páginas. Cuentos de terror desde la boca del túnel es un libro compuesto por relatos terroríficos y macabros que quise lograr desde que lo vi, pues me fascinó tanto por su temática como por su espléndida edición. Sus cuentos quizá están tratados de una forma más suave dado que está dirigido a un público más joven, pero consiguen sostenerte en tensión y a la espera de que algo horrible suceda.

La muchacha no sabía qué era la sonrisa del payaso, pero prefería vistando este sitio cualquier cosa en vez de ser violada, por lo que opta por esto segundo. En ese momento entre los hombres saca una navaja de su bolsillo y efectúa un corte desde la comisura de los labios hasta las orejas, dejándole una cicatriz que va a durar para toda su vida dando la apariencia de una sonrisa de payaso. Hay otras versiones de esta leyenda como la de puñalada pellizco y la de puñalada patada. Al decírselo, la faz de mi madre se puso blanca, y fue en el momento en que nos confirmó que desde el primer momento en el que le transmití lo que me ocurría, también comenzó a oír voces.

Palabras, le agradaban sus palabras, solía releerlas cuando descubría que estaba en la mitad de sus instantes de soledad, las leía una y otra vez, no por el hecho de que la soledad le agobiara sino más bien por el hecho de que era en esos momentos de soledad en los que podía devorar cada palabra, saborearla, saborearla con cada sentido y entonces sentir que le pertenecía.



Un buen cuento de terror crea una atmosfera aterradora, sumerge al lector en un escenario alarmante, presenta ideas y conceptos que lo horrorizan en varios niveles (físico, sicológico, moral, metafísico), hace al lector sentir la tensión que sufren los personajes y, si es realmente bueno, va a dejar en su mente una semilla de espanto que le va a durar hasta tiempo tras haber leído un relato.



Durante un momento suspendemos la hipocresía salutífera que nos certifica como prudentes y emprendedores ciudadanos de estados sostenidos en el progreso de la ciencia y volvemos a vernos como realmente somos: habitantes de lo poco probable, vecinos de la nada, protagonistas de una pesadilla de semejante desolación y desamparo que el único medio de preservar la cordura es procurar olvidar, dentro de lo posible, nuestra mísera condición.

El concepto de la víspera de navidad como noche de paz y de amor” al cantar del villancico es únicamente una parte romántica y banal de la historia, más http://cuentosde.com/ banal que romántica. Con gran dominio del legnguaje callejero panameño - incluido el toque de inglés criollo - su autor, Juan A. Gómez, relata las andanzas del cabo Forbes y el agente Baloy en una noche de ronda policial en la que estos agentes se hallan con situaciones variopintas y llenas de imágenes locales. Estaba emocionada pues sus padres habían decidido mudarse del piso de la ciudad a una casa en las afueras.

En las vísperas de navidad de 2013 publiqué por acá una reseña de un cuento del amigo M. Benvenutti, cuento que ya traía en su esencia una extraña mezcla de ficción superpuesta en la realidad a la inversa, cada palabra llevando al lector a un viaje ambiguo en donde no sabe si identificarse con los personajes detestarlos, situarse en el paisaje de la narrativa que la cabeza le explote tratando de imaginarlo.