CVC. Rinconete. Lengua. El Idishe En El Río De La Plata, Por Germinal Nogués.

Los criterios en el momento de seleccionar citas y textos de esta ingente cantidad de material han estado determinados por el propósito de aportar una visión general de cómo se presentan España y los españoles a lo largo de estos 2 siglos de narraciones. Hemos visto en las páginas precedentes varios de estos rechistes en poesías dirigidas al Pequeño J. (Bahia), a la Virgen María (Ledesma, sor J.), a san P. (anónimo poblano), a san Juan Evangelista (Cáncer), a santurrón Domingo (Cáncer, V. S.) y a san Nicolás Tolentino (fray G. de los Reyes). B) Con la de «despectivo», la segunda edición del Diccionario de uso del de España de M. Moliner, de mil novecientos noventa y ocho (Gredos, la villa de Madrid) —la primera no lo registraba— y el Diccionario de argot común, de J. Sanmartín (Espasa, la capital española, mil novecientos noventa y ocho).

También, los jugadores de dominó, a las fichas con exactamente el mismo número en los 2 lados, las llaman mulas, y por indeseables, les corre prisa para deshacerse de ellas. La voz mula, pasó del latín al castellano sin cambio alguno, y de ahí, se han derivado palabras y expresiones que encierran el concepto que de estos animales tenemos. Obviamente, tratándose de una granadina, la amada del morisco tendría seguramente los cabellos y los ojos negros.

No hay demasiadas mesas ni éstas son muy grandes, por lo que no lo veo adecuado para grandes conjuntos, pero es ideal para una pequeña reunión de amigos una cena en pareja, puesto que las mesas están bastante apartadas entre si, con paneles de madera para dar intimidad a los comensales. Sin embargo, si quieres acercarte en turismo, sobre todo en la noche de los viernes y los sábados prepárate a entregar vueltas para estacionar pues hasta el aparcamiento de pago (sólo hay uno en un radio de 500 metros) resulta deficiente.

Al introducir en la representación ficticia de la muerte personal la hipótesis de una situación humorística que permita restituir el universo cotidiano —el de la administración de las tareas temporales—, el poeta junta la risa con la imaginación para evitar la muerte, como procede la sicología infantil. La Geneste efectúa una adición aclarativa, técnicamente ampliación (49 palabras más), en donde explica el significado del término morisco, entonces desconocido para los franceses, y posteriormente traduce literalmente el juego con las palabras.