Conociéndote Parte 1.A

Era un día de julio en 2014 como cualquier otro, desperté y bajé al trabajo de mi hermana a desayunar luego de quedarme un rato hablando con mi sobrino mayor Irvine, el día de hoy tenía un extraño presentimiento, (cosa que no me gusta porque siempre tiendo a tener razón en todo lo que presiento), ignore inmediatamente cualquier tipo de pensamiento de ese índole y me dispuse a comer luego de haber saludado a mi hermana y pedido mi desayuno, me senté un poco alejada de la gente y en ese momento llegó mi sobrina menor a mi lado, la saludé y luego suspiré pesadamente, estamos en vacaciones, lo que significaba que debía en unos meses regresar a Winhil (mi lugar de origen) cosa que, me emocionaba mucho por ver a mis mejores amigos otra vez pero, por otro lado me había encariñado mucho con esta familia, además, no me gusta para nada estar en el mismo lugar que mi hermana, mi padre o mi madre, simplemente no me la llevo muy bien con ellos, solo quiero estar en paz, sola, en un lugar donde pueda mantener mis pensamientos y dolor a raya, o simplemente consumiéndome…

Las horas fueron pasando, almorzamos, se hizo de tarde y luego de bañarme me encerré en la recamara con mi sobrina a ver televisión, no podíamos hacer nada en una casa llena de hombres que, en ese momento tenían una gran adicción al fútbol (o mejor dicho un juego de futbol)

Conforme el tiempo pasaba, me aburrí y no tenía nada que hacer ya que mi mejor amiga no tenia saldo y mi mejor amigo no tenia teléfono, salí de la recamara luego de murmurarle a la niña que estaba aburrida e iba a usar la computadora.

Al salir de la habitación comencé a buscar la computadora pero no la conseguía, además, el sonido de la consola de PS3 no era mi favorito, luego de estar un rato en la misión “Buscar la computadora” la vislumbré… Al lado de un chico que ahora que lo pensaba no tenía ni la mínima idea de quién era.

Me dediqué a observarlo por un momento (creo que no tan corto), tenía el cabello marron oscuro y sus ojos más claros, note que tenía un túnel en su oreja izquierda lo que, aunque parezca mentira le iba muy bien, era blanco, muy blanco, tenía la vista fija en la pantalla de la televisión con los ojos brillantes de la emoción del juego, no sé que me paso en ese momento (aun me lo pregunto), pero algo en el llamo mi completa atención, no tenía idea de qué, pero era muy fuerte, podríamos decir que me gusto, si, es extraño que me haya gustado con solo un vistazo pero así soy yo, extraña…

Estaba tan ensimismada en mis pensamientos que no note en qué momento el chico volteo a verme, sentí en el acto como la sangre subió a mi cara, poniendo mi cara roja de la vergüenza, desvié la mirada y luego recordé que la estúpida computadora estaba a su lado, pase por delante del chico sin mirarlo siquiera y me senté con el artefacto en mi regazo a revisar las redes sociales.