Costumbres de la fin de ano en Tenerife y en el Mundo

La tradición de Nochevieja más seguida en España y sobre todo en Tenerife es comer 12 uvas acompañando las 12 campanadas que anuncian la llegada del nuevo año. El origen de esta práctica se remonta ciento tres primaveras atrás, cuando en 1909 hubo un sobrante de cosecha y en las casas se aprovecharon las uvas para tomarlas la última noche del año. Ciertas referencias apuntan a que, aun en el siglo XIX, los burgueses ya habían instalado la costumbre de tomar este producto para dar la bienvenida a 365 nuevos días.

El número de uvas coincide con dos puntos clave. Primeramente, doce son los meses del año. Además, las doce es una hora que coincide con el final del año y el principio del siguiente, por lo que ese número está cargado de un fuerte simbolismo al que los más supersticiosos le presagian todo lo bueno. El inconveniente llega cuando las campanadas van más rápido de lo que nuestras mandíbulas pueden aguantar...




El contacto de la medianoche en Estados Unidos

La tradición más romántica la encabeza Estados Unidos, un país donde no puede faltar el beso de medianoche. Aunque no se conoce con precisión el origen de este rito, hay explicaciones para todos y cada uno de los gustos. La más curiosa sitúa la fecha de comienzo en la época romana, cuando a lo largo del festival de Saturnalia –con fecha próxima al Año Nuevo– todos los asistentes se besaban.

Los estadounidenses creen que no entregar un beso inmediatamente después de las 12 de la última noche del año asegura trescientos sesenta y cinco días de soledad. Inlcuso existen estudios sobre el tema, como el que hizo el Washington Times. En su análisis se afirmaba que dos tercios de la población de Estados Unidos esperaban compartir el beso de Año Nuevo con alguien, y únicamente un diez por ciento de ellos no tenía espectativas de poder cumplir con la tradición.

La parte más curiosa del estudio llega en cuanto al paso que se deseaba que durase el contacto. El 69 por ciento afirmaban que el beso sería de unos segundos, al tiempo que el 11 por ciento confesaba que el encuentro labial se demoraría a lo largo de un minuto o bien dos. El 6 por ciento más atrevido aguardaba no separarse de su pareja hasta la mañana siguiente.

To learn more about cena nochevieja tenerife you can check our new resource: click for info