Uci

Para este caso deberemos tener en consideración el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales que se abona a la Comunidad Autónoma en la que se encuentre la residencia. Una vez protocolizada en Escritura Pública, la misma se debe inscribir en el Registro Público, para lo cual será preciso dirigirse a las oficinas del registro público y hacer el pago correspondiente para la inscripción del Inmueble a nombre del nuevo propietario.

En el momento en que un banco se hace cargo de un inmueble reposeido embargado, este debe asumir una carga administrativa muy cara, asumiendo los gastos que impliquen el mantenimiento de la propiedad por el tiempo que esté en su posesión invertir en mejoras a la propiedad para hacerla atractiva al mercado.

En sus primeras versiones, la proyección de la feria estuvo dirigida a resaltar los aspectos técnicos y constructivos de la industria, haciendo énfasis en la exposición de materiales, equipos y de los principales insumos usados en obras de construcción.

Contar con un negocio de recarga de cartuchos en una zona empresarial, como un centro comercial un local cerca de un multicentro empresarial, sería un proyecto ventajoso y se mantendría continuamente activo por la recurrente clientela que debe recibir.



Tal y como recuerda Fernando Salmerón, hasta ahora, si una promotora incumplía la fecha de entrega de llaves de las casas y se negaba a devolver las cantidades entregadas a cuenta se podía demandar al promotor por un periodo que en términos generales podía prolongarse hasta pasados quince años desde la data prevista para la recepción de las residencias.

El precio se congela en la opción, de esta manera si pasado el plazo, el inquilino decide no comprar, el propietario deberá adaptar el coste de la vivienda http://grupoiu.com/ ">promotora de viviendas en Panama promotora en Panama al mercado, por otra parte el inquilino a lo largo de la opción no podrá beneficiarse de una posible caída de los costes, a lo largo del plazo de la opción.

B) En el caso de compra a un particular, o sea, cuando se trata de residencias usadas de segunda mano, deberá pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales al tipo del seis por ciento sobre el valor real de la adquisición (siete por cien en Cataluña y Madrid), que en principio es el valor declarado en la escritura, sin perjuicio de las posibles comprobaciones de la Hacienda Pública.