5. LA ARQUITECTURA COMO COMPOSICIÓN.

Como en la arquitectura gótica lo importante es la luz. El gótico fue la formalización de una idea: “La arquitectura gótica se creo, a modo de respuesta enérgica, a la demanda de una arquitectura especialmente armonizada con la experiencia religiosa… La iglesia se concebía como imagen de la Jerusalén Celestial, pero que a su vez se veía prefigurada en el templo salomónico” La catedral gótica. Otto Von Simson.

Como en la arquitectura renacentista lo importante es el número. El renacimiento fue la formalización de una proporción: “… hasta ahora el espacio de un edificio había determinado el tiempo del camino del hombre, había conducido sus ojos a lo largo de las directrices buscadas por el arquitecto; con Brunelleschi, por primera vez no es el edificio quien posee al hombre, sino el hombre mismo que, aprehendiendo la simple ley del espacio, posee en secreto el edificio.” Saber ver la arquitectura. Bruno Zevi.

La arquitectura moderna es el reencuentro del hombre con la naturaleza. La arquitectura moderna es la formalización de una nueva relación del hombre con la naturaleza. Si el gótico fue la luz como el más noble de los fenómenos naturales, el renacimiento la mirada nostálgica a la época clásica, su orden y proporción, la actualidad es el reencuentro con el mundo tras la revolución industrial, la búsqueda de la escala considerando a la naturaleza como un igual, no como un dominador.

Si el gótico fue la vidriera y el renacimiento la fachada, en la actualidad la cubierta es el punto clave en la formalización de nuevas arquitecturas, tanto como elemento independiente como a través de su fusión en una envolvente única del edificio.