5. LA ARQUITECTURA COMO COMPOSICIÓN.

5.3.3.1 Arquitectura y sección.

Sección acepción de la RAE: 1 f Separación que se hace en un cuerpo sólido con un instrumento o algo cortante.

Tres ejemplos de arquitectura compuesta desde la sección.

1º Casa Domínguez. Alejandro de la Sota 1976.[1]

Se trata de una organización sin precedentes, que eleva la estrategia dialéctica al paroxismo: la vivienda se separa en dos estratos independientes, la zona de día elevada, y la zona de noche, enterrada; cada uno de los estratos establece su propio orden geométrico y constructivo, su propio lenguaje y carácter, su propia identidad e incluso su propio presupuesto.

Este primer ejemplo es deudor directo de los cinco puntos de la arquitectura de Le Corbusier. Pilotis, ventana corrida, cubierta ajardinada, fachada y planta libre son elementos mostrados sin tapujos.

2º Casa T Simon Unger 1988-1992[2]

La configuración del edificio es una traducción del requisito programático en una singular forma “plástica” que articula la separación de los dos espacios principales. La yuxtaposición perpendicular de los dos espacios subordina la vivienda a la biblioteca. El vestíbulo de entrada actúa como espacio de transición y conexión

En este segundo ejemplo la geometría busca un gesto rotundo, es deudor del minimalismo y de las teorías de Robert Venturi y Peter Eismann de forzar el lenguaje arquitectónico mediante yuxtaposiciones, adicciones y sustracciones.

3º Casa Moliner. Alberto Campo Baeza. 2008[3].

La casa se imagina como una caja abierta al cielo y rodeada por un jardín desnudo, metafísico, consuelo y paredes de piedra caliza. Sus tres niveles, además de acoger las diferentes partes de las que consta el programa, quieren ser una división conceptual de  sus usos esenciales –el más profundo para dormir, el jardín para vivir, el más alto para soñar…

El último ejemplo en la línea del primero ya no obvia las aportaciones que aparecen en el segundo, siendo su geometría un gesto rotundo.