clinicasdermstologicas45

Que hacer cuando se sufre de acne

Cuando se tiene algún tipo de acné, lo más recomendable es acudir a un tratamiento de acné realmente efectivo, por lo que se debe acudir a dermatólogos en el DF, donde se asesora completamente en todo lo que tiene que ver con los diferentes tipos de acné, encontrando más información en http://www.dermaarte.com.mx/.

Ahora bien existen algunos remedios caseros para dar un control primario sin que esto signifique que es la solución, siendo esta, acudir a las clínicas especializadas en dermatología. Pero como se dijo un control que se puede hacer es por medio de la papaya que es un ingrediente esencial en una gran cantidad de productos de belleza.

La papaya es un remedio para el tratamiento contra el acné completamente natural que elimina las células muertas y el exceso de lípidos de la superficie de la piel, dejándola suave y tersa. Los lípidos son un término general para describir las grasas. La papaya también contiene una enzima llamada papaína, que reduce la inflamación y ayuda a prevenir la formación de pus. Enjuague la cara con agua y seque, después lo mejor es acudir a dermatólogos DF.

Otro remedio casero previo a acudir a dermatólogos especializados es el vinagre de manzana la cual es una fuente de poder cuando se trata de acné. En primer lugar, elimina las bacterias que pueden estar causando todos los problemas y también equilibra el pH de la piel, lo que a su vez hace más difícil que las bacterias se proliferen. Por si fuera poco, es un buen astringente que ayudará a remover el exceso de grasa.

Teniendo esto cuenta, no se puede usar en exceso ya que podría secar la piel demasiado causando que las glándulas sebáceas sobre-produzcan lípidos para compensar, y por lo tanto desencadenar un brote de acné. Lávese la cara con agua y seque. Mezcle, en una proporción de 1:3, vinagre y agua. Como se ha dicho estos son remedios preventivos siendo lo mejor acudir a los mejores en este tema con el fin que no queden cicatrices de acné que muchas veces resultan más dolorosas que el propio brote.