Noticiero interesante

Un sitio donde leer las noticias más interesantes de la red

¿Es igual una Fecundación in vitro que una ICSI?

¿Es igual una Fecundación in vitro que una ICSI?
¿Es igual una Fecundación in vitro que una ICSI?
No. Y en la clínica Tambre deseamos esclarecer la diferencia. Conforme manifestamos no es igual, aunque gran parte del proceso es genérico para tales tácticas y para las parejas no existen diferencias en su proceso. En los dos acontecimientos resulta requeridan una excitación ovárica, la punzada de los ovocitos, la adecuación de los mismos ovocitos y del esperma y, a partir de la creación en un laboratorio, se ejecutan el mantenimiento y observación de los ovocitos fecundados y son implantados días más tarde al interior del útero.

No obstante hay una variedad sustancial entre tales soluciones. En el ejemplo de la Fecundación in vitro habitual (FIV), se colocan dentro del mismo entorno físico un ovocito y una selección de unos cien mil espermatozoides elegidos y se permite que el destino o la misma naturaleza se ocupe de disponer el que será el único espermatozoide abocado an introducirse adentro del ovocito y fecundarlo. Dentro del ejemplo de la microinyección intracitoplasmática (ICSI: IntraCytoplasmic Sperm Injection) es el medico embriólogo responsable de elegir en un microscopio el espermatozoide que en comparación mayores propiedades anatomicas y de movimiento muestra y, junto an un microinyector traspasa la cobertura o parte pelúcida del ovocito y pone en el interior (en su citoplasma) el espermatozoide elegido. El ICSI, se emplea después que han errado con antelación la fecundación in vitro, cuando la característica espermática resulta muy inestable, referente an escasez de espermatozoides (se les busca en el testículo por medio de biopsia), inconvenientes inmunológicos y negativa propiedad ovocitaria.
La extraordinaria utilidad de la ICSI ante la Reproducción in vitro es que en comparación admite superar la dificultad de ciertos espermatozoides de traspasar por sus métodos la parte pelúcida del ovocito. Ése puede ser el trastorno que se encuentra detrás de multitud de casos de infecundidad y que de ningún modo logra ser diagnosticado con anterioridad. La única técnica de percibirlo es, si la cantidad de ovocitos lo admite, emplear el 50% con Fecundación in vitro y la otra fracción con ICSI, con el fin de que en un ejemplo de que acaezcan un error de reproducción, nos quedemos exentos de embriones con el fin de transmitir.

¿Qué beneficios propone la Reproducción in vitro?

Los efectos alcanzados acerca de la fecundación in vitro en los numerosos organismos de reproducción asistida, no únicamente de nuestro estado sino de todo el planeta, resultan sumamente parecidas. Si bien la frialdad de las cantidades registradas de lo que nombramos pauta de gestación por ciclo pueden convertirse en equivocaciones y resultan sencillas de desvirtuar. La razon es que coexisten numerosas formas viables de gestionar los procesamiento de datos: no siempre los ciclos empezados bajo inducción de la ovulación finalizan con la transmisión de embriones ya que o bien puede ser indispensable interrumpir el ciclo con anterioridad de la incisión, o a continuación de esta no se sacan embriones con el fin de transmitir, y los números de la regulación van a ser considerablemente diversos cuando los sugerimos al número de ciclos empezados o exclusivamente a los ciclos acabados bajo transmisión embrionaria.
Asimismo varios de los embarazos bioquímicos se paralizan directamente tras los días inicales exentos de alcanzar ni por lo menos a permitir ser observados en una ecografía, particularmente varios de los embarazos hospitalarios o ecográficos finalizan a veces con un aborto prematuro. Por esto, la pauta de gestaciones a plazo, o nacidos vivos y sanos, tras algún lapso de procedimiento iniciado resulta en general sumamente menor a la pauta de gestación bioquímico por cada periodo acabado.
Clínica Tambre posee una probada experiencia de más de 40 años en tratamientos