comoligarnblog

A Proposito De Ligar

Probablemente hasta ahora vieses el amor como algo bien dificil, que no se acostumbra a buscar por decision propia, sino que simplemente aparece y comienzas a gozar de el. Esto ha alterado un tanto ultimamente con la aparicion de las redes sociales y los perfiles que tenemos en ellas.

El amor semeja haberse transformado en una cuestion de compatibilidad y a su vez esta es una cuestion de estadistica. Por ejemplo si tus hobbies son compatibles en un noventa por ciento con otra persona probablemente os guste pasar tiempo juntos compartiendo esos hobbies con lo que sera mas probable que tengais posibilidades de tener una relacion. De esto se han aprovechado muy bien ciertas empresas como meetic o bien edarling que funcionan del siguiente modo. Por medio de su pagina web, anterior pago de determinada tarifa, te creas un perfil, en el que detallas toda una serie de gustos y preferencias, por poner un ejemplo que te agrada el cine, caminar por el campo, eres alergico a los gatos, mas adoras los perros, no soportas a los fumadores mas agradeces un buen vino, te gusta viajar y no hay nada que goces mas que en el enlace siguiente un buen libro en la playa. La web lo que hace es mediante motores de busqueda examina todas esas elecciones con las de los otros usuarios, de tal modo que es muy posible que el candidato perfecto comparta gran parte de eso que tu has escogido. Te facilitaran el contacto con esa persona y os podreis plantear quedar para tener una cita y ver si en verdad la estadistica comprende de amor.



Puede ser que efectivamente funcione y la persona escogida estadisticamente para ti sea la ideal, mas no hay duda de que aun de esta forma hay cosas que un PC no puede decidir. La quimica, la conexion o bien el feeling , tan precisos en una pareja, son cosas que surgen de los encuentros en la vida real, muy dificilmente en mundo virtual. Con lo que de momento aunque se hace un buen negocio del amor, vamos a proseguir guardando un resquicio de esperanza por ese amor romantico que todos deseamos sentir al menos una vez en la vida, y que probablemente muy frecuentemente no haga caso de hobbies y preferencias materiales.