Definición De Angustia
abc

La angustia es un síntoma de la época 

3 Pasos Para Superar Los Instantes De Sofocación
, caracterizada por la incertidumbre y la inestabilidad en los diferentes planos y aspectos de la existencia humana. El angustiado que logra tomar el poder, puede obtener ventajas de su situación y con el tiempo controlar la sofocación y seleccionar construir un espacio vital donde le afecte menos e incluso desaparezca por completo. Lacan, si bien está conforme con Freud en tratar la angustia como un aprecio, agrega que es el único cariño que no se desplaza en la cadena significante, sino está ligado al objeto, mostrando su íntima relación con el deseo. Si bien no da la última palabra a este respecto, nos advierte que la sofocación, al estar ligada al objeto, es un afecto que no engaña al sujeto.


En verdad, hasta el cincuenta por cien y el 60 por cien de las personas con trastorno de sofocación sufren depresión en algún momento durante la vida. Otro posible trastorno con el que se puede complicar el trastorno de angustia es el abuso de sustancias. Aprender: su finalidad es que el paciente conozca la enfermedad y sea capaz reconocer los síntomas y su tratamiento. Es recomendable resaltar la diferencia que existe entre inquietud, ansiedad y angustia.


Comencemos diciendo que la angustia puede ser una depresión reactiva; un sentimiento ligado a circunstancias exteri ores. Mas hay personas que habitan en la región de la sofocación, sin que hayan tenido estímulos amenazantes ni causas inductoras. Vive en ascuas, es una atmósfera interior hecha de miedo, inseguridad y preocupación. En sus mansiones interiores reina un caos principal, como efecto de la desintegración interior falta de unidad y control. Por eso afirman los existencialistas que el angustiado siente la amenaza de la disolución de la unidad del yo. Se preocupan de todo. Siente del mismo modo un miedo obsesivo por la muerte, por cualquier enfermedad, por determinada desgracia que les puede subsistir.


Una persona normal es aquella que sostiene firmes en sus manos las bridas de sus actos. Hay otro tipo de angustia, la provocada por circunstancias exteriores, o sea una compleja interacción entre el individuo y su entorno. Esta lleva por nombre angustia reactiva, por el hecho de que el sujeto exterior impacta en la persona; o sea, el acontecimiento ejerce sobre la persona una fuerza oprimente. Esta presión siempre y en todo momento deja una marca, una herida alteración del estado del estado de ánimo de la persona con variados efectos. Ejemplo de lo dicho, una noticia alarmante una amenaza puede ejercer una presión tal sobre un sujeto que éste se quiebre, se desintegre, víctima del susto sobresalto, esto es la sofocación reactiva.


De esta forma algunas personas dejan de usar el transporte público, no entran en centros comerciales, no se alejan a más de determinada distancia de su domicilio, llegando al extremo de rechazar quedarse solo en su casa. Ante la evitación de distintas situaciones la vida de la persona se va limitando, generando a veces gran discapacidad. Puede llevar a la reclusión en el domicilio de la persona que la sufre, frente al miedo a sufrir una crisis de sofocación en lugares donde no puede percibir ayuda. La mayor parte de los estudios señalan que es un trastorno que se comienza temprano en la edad adulta, en la tercera década de la vida.